literatura

en 1995 ya había escrito cuatro guiones para largometraje que no fueron materializados, y como la historia que quería contar hubiera necesitado una superproducción, decidí hacerlo en el formato literario. Después del primer borrador me di cuenta de que era poco más que un analfabeto funcional. Costó adaptarse al nuevo medio, hasta que en 2011, a los catorce años de terminarse, se publicó la novela Vertical en Ediciones del Viento. Después siguieron El doble y otros relatos y El sol negro, novela supervisada por dos profesionales y autopublicada, que fue la escrita después de los guiones. Ya está firmado el contrato para la próxima salida al mercado de la novela Máquinas, narrada en primera persona por un humanoide.